lunes, 12 de septiembre de 2005

Shintennonji & Pachinko

Despues de escribir esas lineas de la maniana me fui al templo de Shintennonji, el mas famoso de Osaka. Entre otras cosas uno de sus edificios habia albergado la campana mas pesada que ha existido, dicen que de mas de 26 toneladas. Una locura. En la II Guerra Mundial la fundieron para hacer bombas con ella al igual que muchas cacerolas, cascos, trastos y todo lo metalico que encontraban. Todo con tal de hacer metralla contra los aliados.

Creia que Shintennonji seria como los demas templos, un lugar tranquilo con olor a pino japones e incienso donde te tienes que quitar los zapatos para entrar. Me equivoque por poco, la novedad es que en este se podia acceder a la pagoda, en ninguno me habian dejado. Como os dije hace unos dias en las pagodas se guardan restos de Buda. Subi las escaleras, estaba completamente solo no solo en el edificio sino tambien en el templo. Lo dicho, subi, decenas de escaleras, muy estrechas y empinadas, y al llegar una vitrina pequenia con un recipiente, una bola de metal. El famoso Buda. Que cosas tiene el ser humano, me causa sorpresa, fascinacion e indignacion, todo a un tiempo. Tampoco se porque.

Mientras bajaba me di cuenta del contraste entre la vida espiritual japonesa, con sus templos budistas y santuarios shinto, silenciosos, ecumenicamente tranquilos, y su vida moderna. Tendriais que ver las enormes filas de gente jugando en las salas tragaperras, las hay a cientos y cada una esta hasta arriba de gente. En su interior hay tanto ruido que casi sobrepasa la capacidad de resistencia humana, un caos como si sonasen cien musicas distintas a la vez, o sin el como. Es sorprendente que unos y otros japoneses sean en realidad los mismos.

Hoy es mi ultima tarde en Osaka, maniana me voy a Tokio. En frente del hotel hay un chino llamado Chao Chao, me parece apropiado ir a cenar a el. En general esta ciudad suena bien pero le falta algo, no se que es, para tener encanto de veras. No me refiero a coches de policia tipo Blade Runner pasando por ahi, ese paisaje urbano solo es el del centro, no toda la ciudad es asi. De hecho la mayor parte de la ciudad es un lugar extranio, de proporciones insolitas, cables por todas partes, autopistas que encajan demasiado y algun que otro pobre acampado delante del Osaka Banking Corporation.

2 comentarios:

Ani dijo...

Por lo que cuentas, intuyo que Osaka te parece una ciudad demasiado artificial, populosa en exceso y habitada por gentes que se venden, sin pensarlo demasiado, por la compañia de las fosforescentes luces de una maquina tragaperras. Nos se, quizas Tokio te guste mas... casi estoy seguro de que va a ser asi. Ya nos contaras.

ramón dijo...

No se porque pero no me acabo de gustar del todo... dicen que Tokio esta mucho mejor, si.