viernes, septiembre 30, 2005

Ballena invertida


Me sentí como una ballena en un acuario. Todos se sorprendían al verme pasar, cruzaba un semáforo y siempre alguien me miraba de reojo. A veces sonreían, otras bajaban la vista como si no hubiesen sentido curiosidad. Nadie se sentaba a mi lado si lo podía evitar, comía solo, caminaba solo. Llegué a dudar quién era el extraño, si ellos o yo. El mundo al revés.

jueves, septiembre 29, 2005

Ciudad

Cuanto más grande es el mundo, más pequeño soy yo. Ver la ciudad desde arriba me recordó a Brasil; estaba en Sao Paulo en un hotel, piso treinta y algo, mi ventana ofrecía una vista parecida. Me llamaron de recepción y en perfecto inglés me dijeron que disponía de tres minutos de llamadas internacionales gratuitas por cortesía del hotel. Traté de darle las gracias en brasileiro y decir algo más pero ya habían colgado.

Me senté en la cama, apagué la luz y dejé las persianas abiertas para que la luz de la ciudad por la noche bañase el techo de mi cuarto. Pensé un rato a quién llamar en todo el planeta... pero no se me ocurrió nadie.

viernes, septiembre 23, 2005

Estanque en un jardín

Aún recuerdo el olor de aquel jardín como si estuviese allí. Al pasar por el embarcadero pasé la mano por la baranda y sentí el tacto de la madera de cedro, mentalmente traté de retener aquel instante para los malos tiempos: un día fue verano, a orillas del estanque, eras joven y se escuchaba, por encima del sutil murmullo de las hojas de los árboles, la risa tibia de aquella chica de la sombrilla y el tono de broma del muchacho que remaba, todo esto mientras el sol empezaba a estar bajo. Qué tranquilo y cálido era todo. No siempre va a ser así.

Ciudad al anochecer


Siempre me ofusca un poco ver paisajes urbanos. No puedo dejar de preguntarme por toda la gente que se está acostando, la que baja por las escaleras, la que va en coche, la que está pagando en el supermercado o con la mano en la nariz. Cuántos estarán muriendo justo en este instante, o soñando, o besándose por primera vez en su vida, o dibujando algo o sintiendo dolor, celos, felicidad, tos, sed, ganas de ducharse o usando la tarjeta de crédito o ese millón de cosas que podemos estar haciendo en un preciso instante. Lo que más me impresiona es que no sólo cada luz es una historia distinta e irrepetible, también lo es cada ventana oscura.

Cuervo en movimiento

en un parque : solo, claro : me siento a comer : suenan cuervos en la distancia : que se ríen de mi : ya no me importa

Taxis a la salida de una estación


Entré en una oficina de correos a enviar un paquete para mí mismo en España, la cuenta eran mil cinco yenes. Busqué en el bolsillo y encontré mil quinientos, se los dí al encargado. Cuando él ya había marcado el importe encontré una moneda de cinco yenes, un go con un aro en el centro, se lo enseñé sonriendo para que me diese los quinientos y ya estaba.

Pero el tipo se encogió como en un gesto de impotencia, su plan establecido ya estaba en marcha así que me devolvió cuatrocientos noventa y cinco, tal y como estaba previsto desde un principio. Me saludó con la cabeza. Siguiente.

Dos mujeres, 2


Esto no es Japón, es París. Me pareció una buena manera de empezar mi viaje, a fin de cuentas hoy en día el mundo es muy pequeño. Luego cuando llevas trece horas de avión empiezas a pensar que no tanto como dicen. Además hay distancias -como la timidez- que son imposibles de recorrer.

jueves, septiembre 22, 2005

Dos mujeres


Las primeras ocasiones en las que te cruzas una chica con kimono tienes el impulso -difícil de contener- de sacarles una foto. Como un premio. Al poco tiempo de estar en Japón intenté reprimirme, a fin de cuentas allí la mayor parte de la gente viste normal y si en todas las fotos aparecía un tipo con zuecos en cierto modo estaría mintiendo, como si alguien dice que en España comemos paella a menudo. Mientras me concienciaba paseaba por Kioto y me crucé con dos chicas de kimono que llevaban una sombrilla naranja impresionante pero claro, no quería hacerles la foto de turno en plan turista. Estábamos en una calle muy estrecha y ellas venían de frente, ya desde lejos vieron mi cámara y venían como conteniendo la risa. Yo me hacía el loco, como si todos los días me cruzase con chicas en kimono en calles estrechas. Impasible pasé a su lado como el que mas, me aparté para que pasaran y me agradecieron con una ligera inclinación de cabeza. Luego seguí. Dios, la sombrilla era preciosa vista de cerca. Según caminaba me remordía por dentro pensando que tenía que hacer esa foto y como a diez o quince pasos, al diablo, me giré levantando la cámara.

Me estaban mirando y estallaron en una risotada de ya-decía-yo que me llegó hasta el fondo.

miércoles, septiembre 21, 2005

Vista a través de un paraguas

Se puso a llover y corrí por la calle intentando esconder la cámara bajo el brazo para que no se mojase. A pesar del paraguas a veces la lluvia salpicaba de lado; me lo bajé todo lo que pude -era transparente, como muchos allí-. De repente estaba como en otro sitio, un lugar donde no pasa el tiempo ni hace calor o frío o importa nada.

lunes, septiembre 19, 2005

Narita

Me levanté a las 4 de la mañana. Caminé desde Akasaka a través del Palacio Imperial hasta la Tokyo Station, más o menos llegué a las 5:20, está a unos cuatro o cinco kilómetros. Por el camino vi amanecer sobre el skyline de Ginza, pero no podía pararme a hacer fotos. No importa. Había algún que otro corredor a esa hora, curiosamente todos westerns, no sé muy bien por qué. Llegué a la estación y me dio tiempo para un café Suntory hasta que a las 6:12 llegó el tren para Narita, donde está el aeropuerto internacional. Había niebla y por el camino se veia poco, es más de una hora de viaje y yo tenia el check-in a las 8. En el tren, inesperadamente, la chica de al lado (japonesa, claro), que iba dormida, se echó a un lado y se apoyó en mi. Yo no sabía muy bien si toser o dejarla dormir.

Bueno, ya sabéis lo que hice.

Last in traslation

Bueno, es el ultimo mensaje y, como no, tiene que ser de agradecimiento para todos aquellos que habeis contribuido a que no me volviese loco en estas islas, jejeje. Han sido semanas largas y me da la sensacion de haberme ido hace un anio, sin telefono, sin hablar con casi nadie -salvo mi feliz encuentro con Isma e Isabel, que me dio animos-, sin las comodidades de siempre y sin la vida habitual, partidas, trabajo, dibujos. Todo eso se puede perder y no pasa nada, pero a la gente no.


En los proximos dias ire poniendo las fotos aqui, no borreis la direccion tan rapido, jeje. Tambien pondre, para los curiosos, una estadistica economica del viaje. He anotado cada yen que gaste en un "diario de abordo" que segui para no gastar una locura. Lo ordenare y lo pondre para aquellos que, algun dia, quieran venir a Japon, para que se hagan una idea exacta de lo que les costaria si fuese maniana mismo.

Enga, meus, ya sabeis que os eche de menos a todos.


Ra

domingo, septiembre 18, 2005

CANON = CACA

Menudo susto.

Asi sin mas, va y se me rompe la correa de la camara. Aun no se como hice pero no se fue al suelo de milagro. Me pase la tarde abrumado por el alivio. Menuda puta mierda de correa que dan (venden) los de CANON!!!!!!

Uf!

Sustos aparte, fui a la lonja de pescado muy temprano, se llama Tsukiji, es donde se mueve toooodo el pescado de Tokio, de 7 de la maniana a 10, mas o menos. Pero como era domingo no habia ni dios, el cuadro era impresionante, miles y miles de puestos vacios, cientos de cajas por todas partes, cables, cuerdas, mas cajas, lavaderos, pesas, tijeras, incluso decenas de pequenios montacargas (que por cierto no eran como los de espania, estos tenian un curioso estilo manga -muy parecidos a los cacharros de Shirow, incluso con las dos botellitas detras-), el caso es que podias andar por alli sin problema. Hoy lo vi vacio pero maniana vuelvo.

Y por la tarde por fin encontre una playa con gente. De lejos se me hacia algo rara pero no sabia por que. Cuando me las prometia muy felices vi un cartel. Prohibido hacer fuego. Prohibido baniarse. Prohibido recoger conchas. Prohibido comer o vender comida. Prohibido hacer fotos sin permiso.

Joder.

sábado, septiembre 17, 2005

Walking man

La aventura del dia consistia en ir andando al templo Sensoji desde mi hotel en Akasaka y parar por el camino a visitar el Palacio Imperial (hasta donde te dejan, claro), los jardines Kitanomaru, el santuario Yasukuri (dedicado a los 2.5 millones de soldados japoneses muertos en la Segunda Guerra Mundial, por fin vi un zero de verdad), pasar por Akibahara y ver si encontraba un adorno para Luis & Susana que fuese algo mas bonito (imposible), entrar en el barrio de Asakusa y sobrevivir a la multitud del megamercadillo que hay montado , ver el templo susodicho (que tenia un inesperado e inexplicable exito visto el gentio que se daba codazos con tal de entrar) y luego, despues de todo, volver, tambien andando. Calculo que fueron entre 20 y 24 km de ciudad, callejuelas, alfalto y parque, entre ir y volver. Se puede decir que me atravese medio centro de Tokio de SO a NE.

Cuando estaba de regreso por la zona del palacio, cerca ya de Akasaka, tenia bien cargadas las piernas y me dolian los pies de tanto andar; hasta me dolian los hombros de llevar la camara.

Repentinamente un japones anciano se puso a hablar conmigo, un senior de unos 70 anios de nombre Shimayama. Hablamos una hora bajo la luna llena junto al foso-lago del Palacio Imperial, la calle tranquila. Me conto muchas cosas de Japon y yo, de paso, le di alguna sorpresa.

Cuando nos despedimos y me vine al hotel ya se me habia pasado el cansancio.

viernes, septiembre 16, 2005

Acerca de las fotos

A pesar de una ligera mancha en el objetivo he seguido haciendo fotos. Seniora pintando. Chica enfriandose la espalda con bote de te de maquina. Sol poniendose tras Monte Fuji. Delfin entrando en el agua. Bueno, esas cosas. Hay muchas fotos que son la misma, mil veces igual, calles llenas, repletas, abarrotadas.

El unico que no sale en ninguna soy yo.

Viernes y yo

Hoy tuve varias sorpresas.

Estaba explorando un jardin imperial, el Meiji Jingu, cuando de repente me olio como a marihuana. No cuando la fuman, me refiero a la planta. La estuve buscando un buen rato pero nada, no la vi. Pero estaba alli, estoy seguro.

Luego anduve por Shinjuku. Todos los rascacielos que puedas imaginar, pasos colgantes, galerias de cristal. De repente a las cinco en punto suena una campana como de iglesia. Despues de curiosear por los alrededores comprobe que han puesto un campanario.

Se ponia el sol y estaba el cielo increible. Me entraron las prisas por hacer fotos del cielo y vi una galeria en un piso 42, Seji Togo. Subi en ascensor, iba a toda hosta el cacharro, menudo mareo. Despues de pagar me doy cuenta de que todos los ventanales estan cerrados para que la luz no joda los cuadros. Menudo chasco. Y eso no era todo, me fuse a ver la exposicion y no imaginais el toston, pintura italiana de la virgen en el siglo XVI sobre tabla. Me queria tirar por la ventana. Encima me daba noseque el largarme sin mas, me fastidiaba que se notase que solo habia subido para mirar por la ventana, asi que a joderse.

Pero al final de la exposicion habia una puertecita pequenia de donde salia gente con pinta de entender, muy serenos todos. Espere un rato y entre.

"Los girasoles", Van Gogh.



Baje mareado por mi suerte (o por el ascensor) y me di de lleno, en la puerta sur, entre rascacielos ultramodernos, con una berbena de japoneses, cienes y cienes de ellos, banda pachanga total, cerveza gratis, gente con globos en forma de pez (para aplaudir con ellos) y karaoke presentado en plan entrega de los Oscar venida a menos... inaudito.

Volvi al hotel medio aturdido. Juraria incluso que en el metro me cruce con la rubia de Osaka, la que me perseguia (o no).


Apunte 1. (Para Santi) Averigue como se escribia Taniguchi, al parecer lo de Jiro es mas complicado, no se el motivo. Entre en una tienga manga con cien trillones de comics y lo encontre como quien dice a la primera. Te compre uno de muchos, habia una serie de cinco, el primero, mas que nada porque imagino que es por la conia, no porque leas japones en la intimidad, jejeje.

Apunte 2. (Para Jesus) De paso me entere de la serie DVD manga que esta arrasando, se llama City Hunter. Estan tos pillaos con esa y el enesimo Final Fantasy.

jueves, septiembre 15, 2005

Shinjiku

Por la maniana, con animos renovados, me voy a Shinjiku. Es posible que eso no os diga nada pero es como la nata del pastel que habia estado guardando hasta hoy. Es la parte ultramoderna de Tokio, donde esta lo mas plus chupiguay de todo lo hi-tec de Japon en cuanto a ingenieria y arquitectura futurista. Otros sitios, como la famosa Ginza, me han gustado bastante. Pasee por ahi, por Roppongi (que es un poco decadente pero esta bien) o por el cruce de Shibuya. En todos puedes ver luminosos ocupando todo lo que te abarca la vista y como son muy transitados se forma un ritmo curioso marcado por los semaforos y el trafico -que sigue sin usar el claxon, incluso en lo peor de la ciudad-.

Sin duda los de la Lonely Planet -mi guia- se les fue la pelota. Recomiendan que dediques todo el tiempo que puedas a Kioto, no acabo de comprender porque. Tokio tiene de lejos muchas mas opciones para el turista, si quieres ver templos hay templos, si quieres ver rascacielos, hay rascacielos, si quieres ver museos, hay cien veces mas y mejores que en Kioto. Mas gente, mas cosas, mas de todo. Quizas la recomendacion es yankee-style, quiero decir a que los santuarios con chicas en kimono blanco y rojo es lo que esperan los guiris en Japon y eso es Kioto. Pero nada mas, al menos que yo descubriese.

He visto una tienda de buceo que organiza tours para el fin de semana, me estoy pensando si anotarme pero creo que es solo para japoneses. Te prestan todo, claro. Quizas no fue buena idea dejar lo del Fuji para el fin de semana, aunque yo estoy perdido en el tiempo los japoneses no y es cuando tienen libre para ir en horda a tomar la montania, que a todo esto solo puedo ir a curiosear porque sin equipo termico simplemente mueres.

My Lonely Planet

Trocee la ciudad para disfrutar un poco de los ultimos dias. El dia que llegue Roppongi. Ayer Ebisu y Shibuya. Hoy Ueno y Ginza. Maniana Shinjiku, pasao el puerto, domingo Fuji y lunes libre. El desanimo se produce por la sobra de tiempo, me despierto a las 7 de la maniana y me marcho. Pensad que cuando estas solo comes en 5 o 10 minutos, no es un descanso. Cenar igual. Hasta la una de la maniana no me entra el suenio y a las 5 de la tarde cierra todo. Hago mas de 400 fotos al dia pero no llega como compania. Por supuesto puedo ir a tomar algo pero no es lo mismo que ir con gente. Entras en un bar, pides algo y estar un ratillo. Y te vas. No entiendo el cine ni el periodico, consegui un New York Times y fue increible. Nadie habla, ni siquira nadie sonrie a nadie, todo esta lleno de gente a la que no le adivino lo que le pasa por la cabeza. Los museos son pequenios y el metro es rapido, para hacer tiempo voy andando, hoy fui de Ueno a Akasaka andando, me llevo tres horas. Por el medio galerias y parques y hasta el edificio Sony, donde Ani se volveria loco jugando con todos los cacharros. Pero ni el perro robot me entendia, solo japones. Le hice unas fotos y me dieron ganas de darle una patadita a ver si mordia como los de verdad. Jeje. Fui a la zona de compras, alli me di cuenta de que compre todo a todos menos a mi, que no quiero nada. Unos pies nuevos. Al regresar al hotel me duelen los musculos de todo el cuerpo. Hago repaso mental de los dias que me quedan y de como va todo. Tokio es increible, claro, pero parece como lleno de automatas, un gigantesco reloj o algo peor, una maquina invisible que funciona sola y no puede parar. No viviria aqui ni por todo el oro del planeta. Los japoneses, segun los voy tratando, cada vez me gustan menos. Sonrien demasiado al tratarte e instantaneamente se ponen serios, como si todo fuese una mueca. No le pasa a uno o a dos, se lo he visto a docenas. En el metro son como maniquies. No eres nadie ni nada. Evitan sentarse a tu lado y todo. Los que reparten papeles higienicos por la calle tampoco te ofrecen, al menos a mi no. Pero siempre sonrien. Es una mania, un tic que tienen. No es real.

Ginza-Shibuya

Planes, museos, visitas, fotos, paseos, comida en solitario, primer cafe, segundo cafe, notas en la libreta negra, mapa roto, metro, gafas de sol, gente, tercer cafe, foto, parque, subo escaleras, metro, gente, foto ya, quita la tapa, carga bateria, aire acondicionado, lava la ropa, notas, tirita donde duele, mira el reloj, foto, ve al servicio, lava las manos, entrechoca suavemente los palillos antes de comer, olor salado de algas, madera de pino, chica en bicicleta, taxista con manos enguantadas de blanco, hora punta, foto, masajes a tres mil yenes, love hotel, Suntory, se hace de noche, mira el reloj, agua fria, te gratis, algo de sabor picante en la pasta soba, maquinas dispensadoras, foto, hotel capsula enfrente, esta verde cruza, pasa una moto, dos, y te paras por la calle cuando ya es tarde y piensas que si no sales de aqui (pronto) te vas a volver loco.

martes, septiembre 13, 2005

Noche sobre Tokio

Subi a la Tokyo Tower despues de callejear un buen rato desde Akasaka y entonces vi la ciudad entera desde doscientos cincuenta metros de altura. Se estaba poniendo el sol y, en la distancia, se divisaba el monte Fuji, entre nubes rojas. Mientras tanto la ciudad empezaba a iluminarse poco a poco.

Para celebrar mi llegada me compre algo de sushi y me fui a un parque a cenar viendo pasar los coches y la gente, cerca de Roppongi. Pero no estaba solo, aparecio un gato que vino a pedirme como con miedo.

"Joder, ni lo suenies" Pense mientras seguia engullendo con los palillos en la mano.

Pero el gato acabo cenando salmon; siempre fui un blando.

lunes, septiembre 12, 2005

El periodico

Entre en un Lawson Station (un 24 h) a ver si tenian papel de embalar para un par de paquetes. Como no tenian me compre un periodico, la cara de la chica fue para pintarla, un gaijin comprando un periodico (de economia creo) en japones. Me tomo por loco fijo. Que iba ella a imaginar que estaba comprando papel de regalo...

Me fui al Umeda Sky Building. Es una version japonesa del Arco de Triunfo a lo grande. No, no a lo grande, a lo enorme. Subi al Observatory Garden treinta y cinco pisos mas arriba y aun tuve que pillar una escalera semivertical automatica y dos escaleras mas para llegar arriba de todo. En el ascensor, por cierto, situacion algo incomoda. Me encontre con una rubia que debia ser americana e ibamos solos. Con esto de ser occidentales parece que si no dices nada (un where are u from? o alguna tonteria por el estilo) eres un soso. Rompi la tension haciendo fotos pero la tia, arriba, parecia no quitarme ojo de encima. O seria mi ego masculino que me jugaba una mala pasada? Posiblemente. Quizas la tipa ni se habia enterado de que yo era occidental y era todo producto de mi mente calenturienta. Tampoco fue que me persiguiera por la calle corriendo o se me tirara a los pies, pero en serio hubiese jurado que en una hora no dejo de andar detras de mi alli arriba. Por otra parte la vista no podia ser mas impresionante, claro, toda Osaka desde el cielo. En mi fuero interno me fastidiaba un poco la tia porque no me dejaba disfrutar del todo todo, tenia ganas de que tropezase en algun sitio y se fuese volando, cuarenta pisos de caida, menudas fotos.

Me fui como escabullendome, al llegar abajo y caminar por un pasaje de acceso mire incluso atras por si aparecia ese pelo rubio delatador. Pase apresuradamente delante de un cine y casi entre, la pelicula parecia una version japonesa de La cena de los idiotas. Por supuesto nadie me seguia. Todo eran imaginaciones mias.

Mas tarde, en el Chao Chao, el restaurante chino delante del hotel, comprobe con horror que todos eran japoneses, creo que incluso el menu. Os juro que fuera pone chinese food. Todo en japones, acabe comiendo arroz y bebiendo jengibre.

Me volvi a preparar todo para irme temprano en el shinkansen. Por la calle me cruce con un grupo de ejecutivos borrachos. Ayer, por cierto, fueron las elecciones. Trate de ver quien habia ganado pero no sabia ni quienes se presentaban ni por que.

Se me ha acabado la lectura. A lo largo del viaje me zampe Compania, de Beckett, en los primeros dias, y luego La habitacion cerrada, de Paul Auster. Me gustaron ambos, mas el de Auster, el primero me resulto algo enfermizo en mi situacion aunque con pasajes mas brillantes que el segundo. Isabel me presto El codigo da Vinci, mis prejuicios me hicieron abordarlo con cierto fastidio pero finalmente me gusto sin apasionarme. Cierto es que me agradan los libros escritos en tono sabihondo, me recuerdan a alguien.

PD: Que situacion acabo de tener mientras escribia esto, al llegar al ordenador encontre un bolso. Por una cuestion elemental de giri (obligacion social) fui a avisar en recepcion con el bolso sin tocar nada. Un buen rato despues aparecio una mujer con cara de desesperacion, como buscando algo. Le hice senias para que preguntase en el mostrador. Bueno, menuda alegria se llevo la seniora. Me acaba incluso de traer un regalo -un te que saco de la maquina- para agradecerme el gesto. Que cosa mas simpatica.

Shintennonji & Pachinko

Despues de escribir esas lineas de la maniana me fui al templo de Shintennonji, el mas famoso de Osaka. Entre otras cosas uno de sus edificios habia albergado la campana mas pesada que ha existido, dicen que de mas de 26 toneladas. Una locura. En la II Guerra Mundial la fundieron para hacer bombas con ella al igual que muchas cacerolas, cascos, trastos y todo lo metalico que encontraban. Todo con tal de hacer metralla contra los aliados.

Creia que Shintennonji seria como los demas templos, un lugar tranquilo con olor a pino japones e incienso donde te tienes que quitar los zapatos para entrar. Me equivoque por poco, la novedad es que en este se podia acceder a la pagoda, en ninguno me habian dejado. Como os dije hace unos dias en las pagodas se guardan restos de Buda. Subi las escaleras, estaba completamente solo no solo en el edificio sino tambien en el templo. Lo dicho, subi, decenas de escaleras, muy estrechas y empinadas, y al llegar una vitrina pequenia con un recipiente, una bola de metal. El famoso Buda. Que cosas tiene el ser humano, me causa sorpresa, fascinacion e indignacion, todo a un tiempo. Tampoco se porque.

Mientras bajaba me di cuenta del contraste entre la vida espiritual japonesa, con sus templos budistas y santuarios shinto, silenciosos, ecumenicamente tranquilos, y su vida moderna. Tendriais que ver las enormes filas de gente jugando en las salas tragaperras, las hay a cientos y cada una esta hasta arriba de gente. En su interior hay tanto ruido que casi sobrepasa la capacidad de resistencia humana, un caos como si sonasen cien musicas distintas a la vez, o sin el como. Es sorprendente que unos y otros japoneses sean en realidad los mismos.

Hoy es mi ultima tarde en Osaka, maniana me voy a Tokio. En frente del hotel hay un chino llamado Chao Chao, me parece apropiado ir a cenar a el. En general esta ciudad suena bien pero le falta algo, no se que es, para tener encanto de veras. No me refiero a coches de policia tipo Blade Runner pasando por ahi, ese paisaje urbano solo es el del centro, no toda la ciudad es asi. De hecho la mayor parte de la ciudad es un lugar extranio, de proporciones insolitas, cables por todas partes, autopistas que encajan demasiado y algun que otro pobre acampado delante del Osaka Banking Corporation.

domingo, septiembre 11, 2005

In the jo (en el castillo)

Ayer me levante temprano y me acoste tarde, no tenia fuerzas para escribir. Anduve como veinte kilometros de ciudad porque queria recorrer Kita y Minami, los dos distritos mas famosos de Osaka. Y lo hice, pero casi reviento de andar. Al regresar al hotel apenas conseguia arrastrar los pies.

Por la maniana temprano, ademas, habia ido al famoso requetefamoso castillo de Osaka. Llevaba meses por no decir anios deseando verlo. De repente aparecio entre los edificios, justo detras de una cancha de baseball. En Japon hay canchas de baseball donde sea, les vuelve locos. No es como el americano, es mas de equipo, nada de estrellas, ese espiritu lo llaman wa.

Como decia aparecio el castillo con sus tejados verdes. Me subi incluso a un andamio para sacar fotos y casi me rompo la crisma. Me vino un obrero con casco redondo a echar de alli gesticulando. Me fui.

Llegue al castillo. La cosa no pudo empezar peor, un grupo de japoneses me pidieron que les hiciera una foto. En casi todo Japon son bastante timidos, eso era muy raro. Turistas, claro. Poco a poco vi la realidad, cientos, miles, encima en domingo, asaltando el castillo que encima no era tal sino un simple revestimiento (lo de fuera) que por dentro tenia un edificio museo, lo mas cutre que os podais imaginar, maquinas de bebidas, cascos y espadas de plastico para que te hicieses fotos con ella, incluso recortables de esto de samurai y gheisha en frente del castillo para que metieses la cabeza. Me queria morir. Me llevo un rato aceptar con sinceridad que no me gustaba nada. Dentro olia a sudor, un olor acido asqueroso. Me fui sin ver la mitad del museo, alli no habia nada para mi. Despues de ver castillos de verdad como el de Himeji este es una tomadura de pelo.

Para resarcirme me fui al acuario. Craso error. Otra multitud me aplasto. Apenas consegui ver el tiburon ballena y eso que era el mas alto del edificio. Le hice unas fotos para Isma, que en cierta ocasion de dio un banio con tres o cuatro en el Caribe (no comen carne, solo placton), aunque tiene que ser de impresion. Literalmente hui del lugar.

Tercer error. Como queria estar solo me subi a una noria, se supone que la mas alta del mundo. Habia olvidado que tengo miedo a las alturas. Los quince peores minutos en mucho tiempo. No es que suba alto, es que te catapulta a la luna. Los japoneses siempre evitan a los gaijin y efectivamente el palanquin mio era todo para mi. Se mecia en la altura segun me sentaba y no me hacia la menor gracia. Solo consegui dominar el miedo haciendo verdaderos esfuerzos de racionalidad. No se cae nunca, no vas a ser especial.

Asi que, demolido por las circunstancias, me fui a andar. En Minami, por la noche, volvio a llover puntualmente diez minutos, cuando ya se habia hecho de noche. Me cene unas bolas de pulpo que finalmente acabaron por quemarme la lengua -habia conseguido salvarme varias veces- y me compre un carton de leche para fingir que volvia a casa. Como en Santiago antes de acostarme, vaso de leche y suenios dulces.

sábado, septiembre 10, 2005

Good night Osaka

Finalmente no fuimos a esas playas sino a uno de los parques naturales que hay al lado de Osaka, paseo por una especie de canion de un rio que terminaba en catarata. Para asombro de los japoneses visitantes, Isma y yo nos dimos un banio en una de las pozas, que gustazo. Fue el momento de calidad de la semana, jejejeje. Los locales pasaban por alli y nos miraban como si estuviesemos locos, una risa.

Despues de comer me quede solo de nuevo, snif. Mis amigos catalanes vuelan maniana de regreso a Barcelona y tuve que reorientarme en Osaka, encontre mi hotel (estoy en una habitacion en las alturas) y me fui a hacer fotos nocturnas. Como ayer, a eso de las 9:30 llovio diez minutos y luego paro.

Las fotos estan siendo agridulces, hay algun paisaje urbano que no esta mal pero me cuesta captar el espiritu de lo que se ve de manera fiel, no es nada facil. Estaciones llenas y trafico, paraguas, gente leyendo manga en los Lawson Stations, nada sencillo. No las tengo todas conmigo en esta ocasion.

Maniana por fin el castillo. Me acerque a la muralla y se oia el rumor de los arboles y olia a bambu y a tierra mojada. Detras de mi cientos de coches pasando sobre un puente, en silencio.

viernes, septiembre 09, 2005

Good morning Osaka

A pesar de todo hay cosas que llevas contigo. Hace un rato alguien dio un portazo en algun sitio y me desperte pensando que era Paula o Marta que habian salido. Patricia, lo siento pero tu siempre sales tarde, jejeje. Luego me di cuenta de que estaba a 12.000 km y me dio un pelin de fastidio, echo mucho de menos a las tres locas con las que vivo (a los demas tambien, que nadie se enfade) con esas tortitas, las bromas en las comidas o cuando a alguien le desaparece el somier o la ventana porque Paula volvio risuenia del trabajo.

Tambien, aunque suene enfermizo, tengo ganas de trabajar. Ya sabeis todos que es algo que me gusta y los vicios no se van asi por asi. Hace dias que no suenio con ventanas volando o lineas que se cruzan en angulos imposibles.

Y esta el ingles tambien que empieza a ser molesto. Una de cada cinco o seis palabras que pienso esta en ingles, cosas como "aqui puedo tomar el breakfast" o "a ver donde esta el subway" que poco a poco se van metiendo intramuscularmente y me fastidia, o mas bien me fatiga.

Taxis que abren las puertas solos y las cierran solos, gente subida a coches dando discursos a nadie con chicas saludando con guantes blancos y sonriendo al vacio, bibliotecas de manga, tarados con mascarillas, la verdad es que a veces no sabes a donde mirar.

Al sudoeste, en la zona del puerto de Osaka, dicen que hay lugares donde darse un buen banio. Hoy vamos a dar una vuelta por alli, al menos por la maniana. Rinku-town se llama. Al famoso castillo (Osaka-jo) ire maniana o pasado, no hay prisas.

Momento Suntory

Por fin en Osaka y milagrosamente sin agujetas de ningun tipo ni secuelas de la escalada al volcan. Todo sea dicho, me pase la maniana en el Shinkansen rumbo norte, una pasada, hice lo equivalente a un Santiago-Valencia en un puniado de horas, 8:30 a 15:00 con una parada de una hora en Hakata (que tambien se llama Fukuoka).

Al llegar a Osaka me encontre con Isma e Isabel en la estacion. Despues de un pequenio descanso y pillar habitacion en el Hotel Kinki (no es broma, que se llama asi, lo juro) nos ibamos a dar una vuelta cuando estallo una tormenta repentina, truenos y todo. Mientras tanto en la calle sonaba One more Kiss, dear (de la banda sonora de Blade Runner, no fueron imaginaciones mias).

Neones, neones, gente. Paraguas transparentes, pantallas gigantes, algunos puestos de comida (nos comimos unas bolas de pulpo que casi me calcinan la lengua), carteles luminosos, pantallas de todo tipo y todos los colores, un espectaculo.

Tratamos de cenar en el Hilton, piso 35, un italiano. Cerraban a las 9 y a las ocho y pico no pudimos pasar. No importa. Cena en un japones a pie de calle, algo de sushi, pizza vegetal de hojaldre, tempura escaso y pasta de cangrejo.

Nos costo algo de trabajo encontrar un sitio donde tomar algo luego. Probamos a entrar en uno con un dragon inmenso en la puerta, era un karaoke por habitaciones. Evitamos los locales de striptease y encontramos un chiringo normal donde tenian Suntory, el wisky que anuncia Bill Murray en Lost in traslation.

Esto no es Tokyo, es Osaka, pero hubo momento Suntory.


Apunte 1. Osaka es mas turbia, por decirlo de alguma manera, que el resto de Japon. La calle es como mas revuelta, todo esta algo desordenado, incluso los rascacielos (hay muchos). Es cierto que recuerda mucho a Blade Runner con neones por todas partes, tias con paraguas transparentes y pasos a nivel sobre la cabeza.

Apunte 2. He visto una mancha en el objetivo de la camara que se repite en muchas fotos. Es pequenia pero no hay forma de limpiarla.

Apunte 3. Vimos a un travestido loco por la calle, peluca rosa y dos bebes de plastico. Hay muchos locos en esta ciudad.

jueves, septiembre 08, 2005

Sakurajima

En mis peores previsiones habia pensado en el cansancio, el sol, las cuestas, caminos cortados, falta de viveres o lo que fuese. No me podia imaginar lo que pasaria. Todo eso y una circunstancia aun peor, las bicicletas que alquilaban eran -por decirlo suavemente- pateticas.

La de Kioto tenia marchas, buenas ruedas, suspension, era el puto cadillac de las bicicletas. Esta era pequenia, sin marchas, dura, no solo no le funcionaba el timbre sino tampoco los frenos.

Llegue en el ferri. No es que sea una isla exactamente, lo era hasta hace unos anios, una erupcion la convirtio en peninsula pero la entrada esta por el otro lado asi que fui en barco muy temprano. Ya hacia un calor insoportable, 35 grados. Tras el shok emocional de la bicicleta, me fui pedaleando pateticamente cuesta arriba. Nic nic nic.

Despues de ver algo de lava por alli cerca y comprobar que el tifon habia despeinado la isla y movido muchas piedras por la costa, empece a subir a uno de los puntos de observacion. El volcan tiene 3 cimas, desde 1995 estan en activo y no puedes acercarte a menos de 2000 m o hay peligro de muerte. Eso lo sabia por el panfleto, la realidad es otra. La subida es TAN dura que nadie sube. Es unas diez veces peor de lo que esperaba. Los 4.5 km de subida al punto Yunohira me llevaron hora y media en mi trasto de bici que tuve incluso que llevar a cuestas. Tuve verdaderas ganas de tirarla montania abajo. Cuando llegue estaba literalmente baniado en sudor, encima mis viveres (5 galletas y un litro de acuarius) hacia horas que habian volado. Intente escribir en la libreta negra pero sudaba tanto que no veia. Tuve que envolver la camara en la toalla para no estropearla. Siempre solo. Siempre subiendo. Y en las alturas unas aguilas, muchas.

El observatorio estaba cerrado.

En ese punto, a mediodia, estaba completamente extenuado. La bajada en 15 min me dio algo de fuerzas y segui por la carretera que bordea el volcan (es INMENSO) uno, dos, diez, quince kilometros. Cuando pasaba por el km 17 y llevaba horas y horas solo, no veia claro el conseguirlo y en un desanimo di la vuelta. Por el camino, completamente rendido, encontre una playa. Tengo que decir sin faltar a la verdad que es la peor playa que he visto en mi vida. No habia nadie salvo tres chicas pescando, arena gris oscura. El agua a unos 22 grados como poco, salada y limpia. Tal y como venia, a pesar de todo, fue como si estuviese en Waimea Beach, Hawai, lo mejor de lo mejor.

Busque unas conchas y segui. El bajon de moral vino cuando en el pueblo vi que el tour era de 33 km, no de 40 como pensaba. Es decir, habia pasado de la mitad del camino cuando di la vuelta.

Me duele todo. Encima estoy como un cangrejo, tengo incluso la marca del reloj. Mi sistema motriz apenas funciona...

Pero he de decir que lo pase que te cagas, incluso con mi bicicleta fisher price (que risa) , con las pescadoras riendose de mi y todo. El volcan encima, imponente, siempre lejos a la misma distancia con nubes en la cumbre y algo de humo.

miércoles, septiembre 07, 2005

Viaje al Sur II

El tal Saigo Takamori, que en la peli es el samurai ese Ken Watanabe, fue en realidad uno de los artifices de la restauracion Meiji (que llevo a la modernizacion de Japon). Fue el principal ideologo que llevo a la desmantelacion de los clanes y daimios y de todo el sistema feudal japones. De hecho fue el primer general de Japon, entrenaba soldados, vestia con ropa occidental y no llevaba katana.

Despues de varios anios en esta guisa cambio de opinion porque le parecia que los samurai habian perdido demasiados derechos. El tio se metio en el castillo de Kumamoto (un castillo de la hostia, no se como los sacaron de alli en 50 dias) y se levanto contra el emperador. Sus soldados, supuestamente samurais, usaban escopetas como los otros. Todos a tiros y hala, el pavo escapa y con la guerra perdida se suidida en Kagoshima, en una cueva. The end. No hay soldado yanqui, eso por supuesto, pero tampoco hay armaduras de samurai ni na de na. Vamos, que la peli es un timo de tomo y lomo.

jeje.


Asi que me vine a Kagoshima. Al llegar a la ciudad en tren me encontre con un viejecillo que se me puso a hablar y toma, me busco un hotel (lo mas barato que podeis imaginar, 3000 yenes la noche), me dio un tour, me conto historias y me acompanio hasta la base del parque Shiroyama, donde yo queria ir para ver la puesta de sol. Genial.

Al otro lado de la ciudad esta mi objetivo, se ve desde donde sea, inmenso, imponente, el volcan Sakurajima. Es el mas activo del mundo. Maniana voy y me alquilo una bici y me subo a la caldera, solo son 40 km de pedaleta.

Viaje al sur

Lo dicho, lo del tifon es historia. Hoy ya no hacia ni viento ni llovia ni nada de nada asi que me pille el primer shinkansen que vi a Fukuoka. Tengo el West Japan Rail Pass asi que puedo meterme en el tren que me de la gana (durante los proximos cuatro dias), adios Hiroshima.

Una vez en Kiushu (la isla en la que esta Fukuoka) al ver que el buen tiempo persistia, decidi seguir bajando. Dude un rato si ir a Nagasaki o que. Finalmente me fui a Kumamoto, en el centro de la isla, al lado de una gran cordillera.

En el tren me comi uno de esos platos precocinados de sushi. Me dieron una cajita con el, no tengo ni idea de lo que era. El caso es que la abri y era algo como rojo. Me lo comi -era para comer, eso seguro-, dios, COMO PICABA. Me pase el resto del viaje llorando no se si de lo que me picaba o de la risa.

Podeis imaginaros el alivio de llegar a Kumamoto, y eso que hoy el shinkansen era de los modernos y alucinas cuando pasa a toda hostia por los campos. En serio.

En Kumamoto resulta que hay uno de los tres castillos mas importantes de Japon. Ahi me entere de que toda la historieta de la peli El Ultimo Samurai habia pasado aqui, en Kiushu. Y eso, que era una historieta, ahora os cuento lo que paso de verdad.

(una pausa para la oublicidad)

martes, septiembre 06, 2005

Sin noticias de Nabi

0:11 Me despido de Isma e Isabel. El se rie por mis animos de ir a Fukuoka a pesar del tifon.

0:30 Empiezo a sospechar que me he perdido. No hay nadie en las calles y estoy en un sitio parecido al que deberia solo que no esta mi hotel. Viento suave, pavimento mojado, cielo nublado y estado de la mar picada.

1:33 Intercepto a una japonesa en un puente. Noche cerrada, por supuesto. Me seniala mi posicion en un mapa.

2:01 Me persono en mi hotel.

7:25 Me despierta el sonido de la lluvia en el cristal. Salgo de cama y me ducho, ordeno las cosas.

8:38 Desayuno mientras camino a la estacion de ferrocarril, cafe con leche frio y pastelitos de composicion desconocida.

8:49 Observo unas colas delante de las salas de juego, deduzco que son senioras esperando a que abran las tragaperras.

8:55 Me informa de la cancelacion de todos los trenes en la isla de Kiushu, a la que me dirijo. El tifon avanza hacia Hiroshima con vientos de superficie de ciento cincuenta kilometros por hora. Estado del cielo, nublado. Estado de la mar, fuerte marejada. 25 grados centigrados, lluvias fuertes en todo el litoral.

9:01 Me compro un billete para la isla cercana de Miyajima. Decido ver el tifon desde la playa.

9:42 Me persono en el muelle de Miyajima ponde el servicio de ferry se encuentra cancelado por el temporal. Imposible acceder a la isla.

10:10 Me acerco hasta una playa en las cercanias. Tras una valoracion de las condiciones del agua decido que no esta asegurada la supervivencia a nado por lo que abandono la idea de baniarme.

10:30 En el tren de regreso a Hiroshima veo una carretera vecinal anegada.

11:43 Me persono en el Hotel Confort Hiroshima y pago una habitacion. Inspecciono un mapa de la zona y decido visitar el Museo de Arte Contemporaneo. Lluvia muy fuerte, viento sur, estado de la mar, fuerte marejada.

12:01 Se me rompe el paraguas camino al museo. Efectuo una reparacion in situ.

12:13 Se vuelve a romper el paraguas. Me refugio en unos servicios publicos.

13:02 Me persono en el Museo de Hiroshima de Arte Contemporaneo. Tras una atenta inspeccion observo que soy el unico visitante en curso en todas las instalaciones.

16:09 Abandono el edificio. La lluvia ha crecido en intensidad.

16:20 Me salen volando las gafas en un golpe de viento. Por fortuna consigo cogerlas al vuelo.

16:21 Me refugio a comer en un chino. Arroz con verduras, misho soup.

17:10 Llego al Hotel Confort Hiroshima. Decido dedicar la tarde al descanso y la lectura. Pongo a secar los billetes mojados.

lunes, septiembre 05, 2005

Hiroshima

Llegue a Hiroshima en el shinkansen, la verdad es que va a toda hostia pero te pasas mas de la mitad de camino bajo tierra, es incluso un poco ochentero el trenecillo. Bueno, me han dicho que los hay mas modernos. Hice Kobe-Hiroshima en tres horas, creo que es como un Madrid Santiago, no me hagais mucho caso...

Hiroshima tiene un poco de impacto psicologico, eso es innegable. Cuando andas por la calle sabes que todo lo que tiene mas de sesenta anios vivio el bombazo y no es facil de olvidar. En el museo tuve sensaciones ambiguas, obviamente fue una burrada de los yankees tirarles el pepino nuclear pero por otro lado los japoneses habian planteado la defensa de japon con "cien millones de muertes con honor", vamos, que prometian que seria durisimo. Las ciudades que fueron consideradas objetivo atomico no recibian ataques aereos pa no romper nada y poder ver bien lo que pasaba con la bomba atomica... no entiendo como los japoneses no se extraniaban de que bombardeasen a saco todas las ciudades SALVO alguna como Hiroshima o Nagasaki, donde, encima, acuartelaron al quinto ejercito y era el unico sitio donde no habia prisioneros aliados...

Bang.

Las verdaderas victimas de la A-Bomb fueron los esclavos coreanos que los japoneses tenian trabajando forzosamente en Hiroshima. Se calcula que uno de cada diez muertos era un esclavo coreano.

Con todo esto no digo que lo comprenda sino que todos estaban locos.


Bueno, eso ya lo sabemos...


...como esto de Japon es una aldea me encontre con mis colegas catalanes en el Museo de Hiroshima, de hecho me han prestado su conexion del hotel para actualizar esto hoy. Por la noche, sushi. Espero que las piedras o el musgo no brillen solas por la noche en este sitio.

Ah, el tifon se acerca cada vez mas. Pronto estaremos en el corazon de la tormenta. Seguro que solo es un chaparron, no?

domingo, septiembre 04, 2005

En Kobe

Despues de mil templos ha sido un gustazo darse un paseo por el puerto de Kobe, todo el skyline lleno de edificios de formas imposibles. Y aparte de eso por fin el mar. Que sencillo y que agradable es darse una vuelta por el puerto...

Para comer me meti en chinatown, aqui la llaman mankin machi. Menudo barullo. Es mas o menos como sale en las pelis, cientos de puestos con chinos chillando, calderos humeantes, comida rapida, alguien desplumando un pollo, gente rara y esas cosas. No se que demonios comi, fueron varias cosas las que no consegui identificar. Me gusto especialmente una especie de pan al vapor con cebolla dentro.

Despues, buscando un ciber, me meti sin querer en un mall de campeonato. Estos si que son frikis, tios, no es normal. Cientos y cientos de personas jugando a las tragaperras, miles de sitios de comics, cacharros, cachibaches, pero la de dios, no os haceis una idea del ruido y del tumulto... Vi los precios, una Canon EOS20d como la mia, 162000 yenes, la PSP 25000 y una compactflash Sundisk Extreme III de 2 gigas 37720, no se si eso es mucho o es poco, lo pongo porque habia varios interesados en cacharrada...

Hoy me voy a encerrar a descansar en el hotel, nada de paseos noctambulos. Puse la tele y ponen una de samurais que total da igual lo que dicen.

Maniana me veo en Hiroshima con mis amigos catalanes, hemos quedado en el A-Bomb Dome, justo en el sitio donde, hace 60 anios, ya sabeis lo que paso.


Dicen que el tifon sube y el euro baja.

sábado, septiembre 03, 2005

Dos historias

Uno.

La cena con estos dos catalanes fue ideal para recuperar el animo, que envidia me dieron, me contaron su viaje a China del anio pasado y yo mordia la mesa, grgrgrgrg. Eso de contarse anecdotas de viaje estando a doce mil kilometros de casa es como hablar de comida mientras meriendas, jejeje. Durante dos horas fue como volver a casa.

Dos.

Me levante mareado de tomar tanto te por la noche. No tengo ni idea de donde sale eso del pais del sol naciente porque eyan las 5:45 y ya era de dia; y hay trenes mucho antes. No tengo ni idea de a que hora sale el sol pero es pronto, muy pronto.

Me fui a Himeji a ver el famoso castillo. Dormite en el tren siempre con la incomoda sensacion de que te vas a pasar de estacion para luego descubrir que era fin de trayecto. Estaba cruzando las murallas pasadas las nueve. Casi todos sabeis lo alucinado que soy yo con los castillitos, me pase horas y horas de arriba abajo, estuve en todos los patios, cruce todas las puertas, mire desde todas las ventanas, pasillos, cuartos de defensa, almacenes, agujeros para las piedras, arcos, mosquetes, hasta inspeccione los retretes. Y no habia nada, claro; pero a mi me gusto.

Luego me fui a los jardines y a un museo de Historia.

El jardin japones -o tsukiyama- es una especie de miniatura del paisaje. El maestro que lo disenia te muestra como cuadros naturales vivos. Se plantea, pues, un juego entre el maestro y el visitante y de la comprension de dicha dialectica depende gran parte o todo el deleite. Por poner algun ejemplo, si caminas por una senda donde hay un riachuelo que cruzar por piedras, no es casualidad, el maestro te entorpece el camino para que te detengas ahi, con toda seguridad hay una vista que no debes perderte. En otros sitios hay juegos parecidos con piedras o lugares en los que, para dar misterio, la vegetacion no te deja ver bien pero si un poco. Algunos jardines siguen una senda, otros estan hechos para que los veas desde el centro, en una barca o puente sobre el lago, y otros -como el de hoy, se llaman chanoniwa- desde la casa de te.

En esa casa de te -la de hoy- vinieron dos senioras a servirme en el tatami. Este te es muy verde, espumoso, fuerte y muy rico, cuando esta sin hacer esta en polvo. Se pusieron a hablar conmigo mientras me comia un dulce, como diez minutos. Por supuesto no tengo ni idea de lo que me decian pero se reian mucho con la situacion que, probablemente, les hacia tanta gracia como a mi. Al principio pensaron que era americano pero me las apanie para sacarlas del error. Luego les regale un dibujo del castillo que habia hecho y se quedaron muy felices, jejeje.

En el museo me dio la risa. La principal atraccion de esta ciudad es el castillo asi que en las historias lo presentan como un sitio de paz y tranquilo, no como el cuartel militar de vigilancia que era realmente con cientos de samurais acuartelados dispuestos a liquidar a quien fuese...

Al volver en tren a Kioto vi Osaka desde lejos. En una semana estare alli. Maniana es uno de esos dias comodin en los que no tenia plan asi que he decido irme a Kobe, quizas recordeis que en un terremoto en 1995 ahi murieron 6000 japoneses...

Ultima noche en Kioto. Esto esta muy bien pero todos sabemos que soy de pueblo...



Apunte 1. Por fin me entere de que significa exactamente kamikaze. Ya sabia que era viento divino pero nada mas. Los mongoles, despues de tomar China, trataron en dos ocasiones de tomar Japon. La primera vino un tifon y se llevo la flota mongola a tomar por culo. El khan se mosqueo y a los pocos anios mando una segunda flota con 100000 soldados para conquistar hasta el ultimo rincon de japon. Pues bien, vino otro tifon milagroso y los hundio a todos. Por eso a ese tifon que hunde los barcos del enemigo le llaman viento (kaze) divino (kami). En la Segunda Guerra Mundial los kamikazes tenian la mision de hundir los barcos de los americanos, como ya habian hecho en otras dos ocasiones. Pasado maniana estare en Hiroshima. Veremos que hicieron los dioses...

viernes, septiembre 02, 2005

La katana

Con el calor que hace tengo que dormir con el aire acondicionado; pero el nivel minimo es tan fuerte que tengo que dormir con edredon del frio que hace. La habitacion esta congelada cuando me despierto y por eso calculo mal lo que ponerme para el resto del dia. Salvo hoy, sali tiritando de mi cuarto y al llegar a la calle sudando a los quince segundos.

Me compre un billete de tren a Himeji para maniana. Dicen que alli esta el mejor y mas original castillo de Japon. Los castillos los llaman jo, de manera que este es himejo-jo y el de Osaka, osaka-jo, por poner dos ejemplos. Digo original porque muchos en Japon son de carton piedra, los que volaron durante la guerra o ardieron antes por lo que sea los hicieron al estilo Hollywood en los anios 50. De momento no he visto ninguno de esos de pega pero dicen que hay muchos.

A media maniana, despues de varias visitas -algunas mejores que otras, el Museo de Kyoto fue para tirarse por una ventana-, decidi ir a la tienda donde habia visto la espada para mi hermano. El tema de la espada fue mas bien extranio, ahora os cuento.

Enfrente del sitio, que se llama Kyoto Handycraft Center (y donde puedes ver a los artesanos haciendo las cosas; Chema me preguntaba los precios de las espadas de verdad, solo la guarda, no el mango, la guarda, vale mas de 1000 euros) hay una escuela de Kendo, que es un tipo de combate japones con espada. Hay la hostia de armaduras de combate en filas y ahi me meti yo para hacer fotos. La dependienta, que es la primera japonesa que veo mas alta que yo, me intimido y sali por patas.

Entre pues en el susodicho Handycraft Center. Resulta que la aduana espaniola no deja pasar espadas japonesas desde el 11 de septiembre, todos sabemos lo que paso el once ese pero no le veo conexion a espadas decorativas con la amenaza terrorista. Encima en Espania no es muy dificil encontrar una espada o un cuchillo toledano... La chica que me atendia en la tienda -una japonesa muy guapa y algo menuda, la unica que hablaba ingles- llamo al servicio postal, los del servicio postal a la embajada y la embajada no se a donde llamar pero respondieron que habia como un 50% de posibilidades de que pasase.

Entretanto -paso una eternidad- la japonesa en cuestion me dio conversacion. Me entere de que no tienen fines de semana como nosotros -como mucho descansan un dia, toda la poblacion- y una semana de vacaciones al anio. Aparte de eso me confeso que era muy timida. Una conversacion un poco rara, yo estaba algo incomodo pero me resisti a hablar del clima.

En esto pasa una chica y un chico hablando en espanio. Dos catalanes!!!! Encima majisimos, les salude y hablamos como un cuarto de hora sin parar, que si esto o aquello y quedamos hoy para cenar, menudas risas.

Cuando se fueron -se me olvido preguntarles como se llamaban- la japonesa -esa si, se llama Yuko- me pregunto si eramos amigos esos y yo. Nada, nos acabamos de conocer, le dije, jeje. Me miro como si fuese ET y justo ahi llamaron para confirmar que, a pesar de todo, podiamos mandar las espadas. Digo las porque tire la casa por la ventana y le compre el conjunto entero, katana y wakizashi. Volando esta.

Pague y me fui. Creia que no veria mas a Yuko.

Luego fui al cine pero no me atrevi a entrar. La unica en ingles subtitulada era los 4 fantasticos y no me apetecia comerme un marron solo por hacer la gracia. Me fui al hotel a descansar porque la noche puede ser larga -aun no fue, claro, estoy en el aire-. Llegue a mi cuarto y, sorpresa, llaman por telefono.

Tarde unos segundos en entender lo que pasaba. Llamaban. Mi entendimiento no aceptaba la posibilidad de que me llamasen por telefono.

Era Yuko.



(...)




Pd: estaria bien dejar la historia aqui sin explicar nada mas pero eso seria, cuando menos, atentar contra la verdad porque pensariais de todo. La realidad suele ser bien sencilla, siempre, y esto fue verdad. Me habia dado mal el cambio -unos mil yenes de menos- y queria ir en persona al hotel a devolvermelos para subsanar su error. Intente persuadirla de que se tomase algo con ellos pero tampoco soy el jodido James Joyce del ingles asi que finalmente le deje hacer. A la hora, segun lo pactado, estaba puntual en la recepcion del hotel con un sobrecito y, educadamente, me dio mi cambio y se permitio una sonrisa ...y no venia vestida de colegiala ni de enfermera. Luego se fue, esta vez para siempre.

jueves, septiembre 01, 2005

Domo arigato gozaimasu (moitas gracias)

Eso, gracias a todos por estar siguiendo el viaje. La verdad es que se hace mas duro de lo que pensaba el estar todo el santo dia solo, jejej. A ultima hora ya tengo ganas de leer esto, aunque sean dos o tres respuestas ya me alegran la noche...

Ayer descanse de viajar toda la tarde y estuve leyendo. Me sento muy bien -acabe el libro, La Habitacion Cerrada de Paul Auster-, asi que hoy me fui a Nara a las seis de la maniana para aprovechar bien el dia. Para los que no sepan que demonios es Nara, fue la capital de Japon durante 75 anios en el siglo VIII, es posiblemente la segunda ciudad mas "tradicional" despues de Kioto. Esto del cambio de capital antes del budismo era lo comun en Japon, cada vez que se moria el emperador se cambiaba la capital para renovar. Cuando llego la epoca de Nara se quedo estable un tiempo por unas intrigas religiosas y luego, zas, llego el budismo. Es mas, el otro dia os conte algo que era incorrecto, creo que dije que la entrada de los templos se llaman kannon, MAL, se llama mon. Yo al principio no entendia que demonios de diferencia habia entre templos y santuarios. Los templos son budistas, los santuarios son shinto. Los templos abren de 9 a 5 y los santuarios estan las 24h abiertos para que aparezcas por ahi cuando te de la santa gana (literalmente, jejje). El modo basico de diferenciar (por si, por ejemplo, lo veis en una peli) un shinto de un templo budista es la entrada. Los templos tienen una entrada de la hostia, con columnas, varios techos y a veces se puede subir. Los shinto shrines estos solo tienen una entrada -a veces de madera, a veces pintada de rojo o blanco- que es la tipica imagen de japon, dos palos con otro cruzado arriba con los lados curvos. Esa entrada se llama torii, y es siempre shinto. A todo esto los shinto adoran a los espiritus de las cosas como montanias, agua, piedras, y los budistas son eso, llegados de India por China y Corea. Las tipicas pagodas de varios techos -si son perfectas son cinco, que es el go, el numero perfecto- albergan restos de Buda. Asi que si veis una pagoda siempre es budista, jeje. El shinto basa todo en la renovacion por eso sus santuarios se tiran cada 20 anios y se vuelven a hacer. Hoy en dia aun se hace con alguno, jejeje.

Bueno, no se a que venia todo esto, quizas a aclarar un poco lo que sabemos de las creencias de aqui. Obviamente es mucho mas complejo, esto solo es un resumen medio arquitectonico medio nada.

Pues nada, que fui a Nara. Me parecio la hostia. Parece tranquila como un pueblo y es el doble de grande que Corunia. Pero es que no os haceis a la idea, hay ciervos andando por la calle -tengo fotos-, cruzando la acera, paseando por ahi. Y nadie les hace caso, claro. No se asustan. Hay cuervos, buhos blancos (que nadie haga el chiste), patos, garzas... aun sin salir de mi asombro entre en lo que decia mi guia que era el mon (la entrada de un templo budista) con las estatuas de madera mas impresionantes del mundo, dos guardianes de buda de madera de un monton de metros de altura (uno con la boca cerrada y otro con la boca abierta, uno deja pasar la virtud y otro no deja pasar la maldad)... no conozco todas las estatuas de madera del mundo pero puede que sea verdad... el propio templo, el Todai-ji, me dejo flipando.

Sali de alli y vi a unas senioras pintando en la entrada de un santuario. Un anciano con pinta de sensei y una vara las aleccionaba acerca del oleo con un tubo en la mano. Les hice una foto y me sente a dibujar con ellas, menuda atraccion. Acabe en media hora y le regale el dibujo a la seniora mas guapa, menuda fiesta!!!!!

A media maniana me fui al bosque. Cruce un campo de arroz, nunca habia estado en uno, huelen a arroz, claro. Luego empece a subir por la montania, Kasugayama. Hice lo que creia que no era posible en Japon. Estuve horas y horas solo andando por el bosque.

No se cuantos kilometros anduve, quince o asi por el tiempo. Hacia un calor espantoso y tenia un poco de miedo de las aranias grandes, tienen un aspecto realmente hostil, no es que sea yo aprensivo. Negras y amallas, rojas, negras, blancas, las hay de todo tipo. Yo no sabia a donde daba el camino, cuando llevaba un buen rato ya era obsesivo el seguir adelante y me encontre unas escaleras planas. Tras las escaleras planas, unas cortas y muchas, muchas. Subi jadeando y arriba, mas, pequenias y abruptas. Varias tandas. Muchas tandas. Un par de cuestas y, arriba de todo, una piedra con un canji que no se que decia. Y un hueco para lavarse las manos.

Baje, segui por el camino. Encontre arboles gruesos como un coche. Cuervos. Un lago. Un puente sobre el lago. Tras varias horas, de repente una carretera con un cartel en japones. Di la vuelta y volvi por el mismo camino. Mas horas de vuelta pero contento. Cuando sali de nuevo a Nara parecia que habia pasado una semana. Me tome un helado de te verde, lo mejor que he tomado en mi vida.


Apunte 1. Efectivamente los retretes japoneses no son como los europeos. Son bajos, al parecer es mas sano cagar agachado, es mas natural para el intestino. No se por que ponen, incluso en los retretes western style, dos rollos de papel. Quiero decir, hay dos cacharros de papel distintos. Los mire bien pero me parecen iguales, textura y todo. Me recuerda lo de las tres conchas.

Apunte 2. Hoy en un museo -sorpresa- me dieron permiso para hacer fotos. Para ello tenia que llevar un brazalete verde.

Apunte 3. Al volver a Kioto di un paseo por la estacion para cenar alli. La verdad es que es un picadero de tomo y lomo, debe tener 2000 columnas con una parejita en CADA una. En serio que es la hostia.

Apunte 4. Parece que lo de las fotos mejoro un poco hoy. Llevaba tres o cuatro dias de relleno puro hasta hoy.