jueves, marzo 29, 2012

lunes, marzo 26, 2012

sábado, marzo 24, 2012

martes, marzo 13, 2012

lunes, marzo 12, 2012

hombre liando un cigarrillo


sin título

Claro, y qué pasa cuando tenemos ganas de hacer dos cosas a la vez, grandes y pequeñas. Quiero salvar el mundo, me dicen, pero al mismo tiempo quieres tener un rato de paz para elegir galletas en el supermercado, sobre todo sin mirar los ingredientes no vaya a ser. Ya no puede uno mesarse el pelo, dormir hasta la una de la tarde, contar el dinero en los bolsillos, pintar un techo, escupirle a los gatos ni ninguna de esas cosas; porque el tiempo se lo ha llevado todo y sólo nos ha dejado este vacío estúpido que hay que doblegar con grandiosidades. Yo quiero ser Papa. Yo quiero ser genio. Yo quiero ser Presidente. Yo quiero ser tantas cosas que no soy ninguna, creo. Las notas al pie se agolpan hasta tener más letras que el texto en si, las horas de sueño ya no son un descanso, incluso hay que tener cuidado al cagar por los ruidos y los gases y los vecinos de zapatos anónimos, pero el mundo gira, dicen, pero a mi me parece que todo va más rápido que antes, los días pasan de modo incesante y de repente ya no hace frío o vuelve a hacerlo, ya ni tengo cajón de ropa de entretiempo, salen las arrugas, nacen los niños y las niñas y se les caen los dientes cuando uno menos se lo espera, y el vino lo medimos en resacas, no en disfrute, y las vacaciones en días y no en meses, y el coche vale tanto como nuestra infancia, la casa una fortuna que jamás creímos amasar y quizás ni lo hicimos, y en general todo sigue igual pero desenfocado y sin ese sentido que asumimos que tendría la vida, qué bonita es la ignorancia.

miércoles, marzo 07, 2012

lunes, marzo 05, 2012

sin título


Por aquel entonces tenías la costumbre de bajar por la Tercera hasta tu casa. Por algún motivo que nunca llegaste a descubrir del todo, solías mirar desde lejos la ventana de tu habitación tratando de ver si había alguna luz encendida, una silueta en la ventana o incluso una figura anónima en el balcón. Imaginabas el sobresalto en el corazón, los nervios, la carrera a una cabina de teléfonos, la torpe búsqueda de unas monedas, el atroz descubrimiento de tu ignorancia sobre los números de emergencias para, por fin, conseguir contactar con la policía. La subida en el ascensor, rodeado de agentes, todos mirando arriba intrigadísimos, las manos llenas de pistolas y linternas y radios, hasta la última planta que os ignoraría con su runrún de siempre, patadazo en la puerta y manos en alto, ojos desencajados, apretando los labios, entrarías en tu espacio para descubrir a los nuevos habitantes de tu apartamento. Pero la pieza estaría vacía; porque siempre lo estaba.

Y esas eran tus fantasías por aquel entonces. Luego cruzabas la calle con cuidado para que no te atropellase un coche, real o no.

niña


hombre sentado


hombre durmiendo


sin título


sin título


hombre con un perro


mujer


hombre


sin título


jueves, marzo 01, 2012