lunes, noviembre 18, 2013

miércoles, noviembre 13, 2013

sin título

Al principio escribíamos acerca de todo. El cielo, una rama, un amanecer increíble, un día de mierda, el bocata de chocolate o la herida en la rodilla. Cada viaje era fantástico, cada foto la primera. Cada emoción era digna de ser hablada una y otra vez; incluso los sueños se decían. Pero ese tiempo ha pasado y un buen día estamos en un bosque en otoño o en una ciudad con cúpulas lejanas o en un acantilado de hielo azul y nadie dice nada. Respiramos -aliviados y tristes a la vez-, añorando aquella locura que nos mantenía vivos y con los ojos abiertos sin tregua. Pero no nos engañemos, este camino no conduce a nada bueno. No hay regocijo en el silencio; despertad.

sin título


sin título


sin título


chica sentada