miércoles, septiembre 30, 2009

Dos niños



Hace años salté hacia atrás en una piscina y calculé mal; me di con la espalda en el bordillo. No me pasó nada -de milagro-, el golpe fue muy fuerte.

Todos queremos una segunda oportunidad en la vida. Yo quiero una tercera.

domingo, septiembre 27, 2009

jueves, septiembre 17, 2009

Gente en una barca

Niña en una puerta



Pasamos como diez veces por esta calle y siempre estaba el mismo grupo de niños -no importaba la hora- jugando a las canicas. Ella los miraba desde la puerta o la ventana.

miércoles, septiembre 16, 2009

lunes, septiembre 14, 2009

Niña

viernes, septiembre 11, 2009

...

Solo dos dias mas en este paraiso perdido... Zanzibar. Hoy no hay luz en la ciudad y pasear de noche por sus callejones oscuros es todo un misterio, algunas luces de bicicletas, algun fuego lejano, sombras con las que te cruzas y saludas -Jambo- y alguien contesta -mambo o mambo poa-... y continuas andando hasta que el mundo desaparece entre sus piedras.


(escrito por Edu)

miércoles, septiembre 09, 2009

Tanzania, 13

Acabamos de estar mirando estrellas tumbados cerca de la playa, en un claro entre las palmeras. Oscuridad total y miles de puntitos en el cielo -que disfruta hasta un miope como yo-. A veces se veia pasar un murcielago o una estrella fugaz y la Via Lactea de fondo. Con nosotros -tambien tumbados en la arena- estaban tres perros que nos cruzamos por el camino, en silencio, mirando al cielo.

lunes, septiembre 07, 2009

Tanzania 11

Fuimos los tres a la bahia Msasani a ver que demonios habia ahi. Ya solo llegar fue una pequenia aventura porque el taxista no se enteraba de nada, de hecho nos dejo en un desguace de barcos donde los negros no eran nada amigos de las fotos. Salimos de alli intentando llegar a la costa, que se veia entre las palmeras, pero habia una inmensa escombrera y no nos quedo otra que dar un rodeo. Las casas de la zona eran chabolas, chamizos y palacetes de ricos rodeados de alambradas electrificadas y tios con armas de fuego vigilando, una mezcla explosiva para las fotos. Habia tantos muros que no veiamos el mar. Por fin encontramos un hueco en una calle que parecia recien bombardeada y resulto que daba a un cementerio que estaba al lado del mar. Yo habia olvidado que los musulmanes no son nada amigos de que les entren en donde entierran a la gente -me acorde mas tarde- asi que no vimos el menor problema en hacer fotos, mear en los baobas milenarios (incluso Javier lo hizo en unas criptas antiguas de estilo africano), curiosear las tumbas y, en resumen, profanar lo sagrado. El colmo llego cuando Edu vio unos huesos en la arena -recordemos que el cementerio estaba al lado de la playa- y dijo que le parecia una mandibula humana. Ni de conia, le respondi. Caminamos unos pasos para salir de alli y fue entonces cuando a Edu, que pasaba sobre una de las tumbas, se le hundio el pie en ella hasta la rodilla. En la tumba. Dentro. Si. Dentro.



Javi del dia: Hoy se dedico a jaquear el ordenador del ciber para que no hubiera que pagar por el tiempo, incluso estuvo tentando de cambiarle las contrasenias.
Edu del dia: un negro le amenazo de muerte en la playa (despues de salir corriendo del cementerio) si hacia fotos. Lo hizo al estilo antiguo, dedo en la garganta de derecha a izquierda.
Ramon del dia: por tercera vez le tengo que explicar a un taxista como llegar al centro de la punietera ciudad, turn right, the other right!

Tanzania, 5

Estabamos durmiendo cuando Edu entro corriendo en la tienda.

-Ramon, hay un elefante en la cocina.

Yo salte de la mosquitera y palpe en la oscuridad, camara, gafas -por ese orden-. Salimos corriendo en la noche. En el campamento apenas se veia a pesar de la luna llena porque habia muchos arboles. En una esquina estaban agazapados dos guardias negros y Hannah, emocionadisima. Me costo un rato verlo pero cuando se movio fue inmenso. Gigante, con enormes colmillos, a veces se encaraba hacia nosotros y levantaba las orejas y teniamos que correr por nuestras vidas. Luego se volvia a la cocina donde metia la trompa en busca de comida, entonces se oian platos rompiendose y destrozos varios. El otro -que eran dos- estaba no muy lejos pisando troncos y ramas. Yo me adelante y el elefante rodeo la cocina de modo que me lo encotre de frente como a cinco metros, y yo en calzoncillos -pense-. Se dio la vuelta con un ruido profundo y se fue lentamente por el bosque, bajo la luz de la luna.

Tanzania, 9

Aqui comen una cosa a la que llaman spanish omelet pero en realidad es una tortilla francesa con trozos de verduras, sin mas. Hoy nos metimos en un callejon y habia un puestecito callejero de estos de comida rapida y paramos a comer algo; entonces probamos la susodicha tortilla rara y le dijimos al duenio que eso NO era una tortilla espaniola ni de conia. Una cosa llevo a la otra y acabamos cortando patatas, batiendo huevos y pelando cebolla. Hicimos una tortilla espaniola de veras, la cortamos en cuadraditos y la repartimos para que la probaran. Parece que gusto. El tio dijo que la pondria en la carta como new spanish omelet. Si el efecto mariposa es cierto acabamos de cambiar la gastronomia africana para siempre.

domingo, septiembre 06, 2009

Tanzania, 7

En la sabana visteis leones durmiendo placidamente la siesta bajo un arbol. Estaban a tres o cuatro metros y aquello no era un coche cerrado, practicamente era un cara a cara sin mas. Pensasteis que era peligroso pero Kenny os dijo que los leones solo atacan a lo que ven distinto del resto. Si te separabas del grupo o del coche, morias.

Tanzania, 6

El autobus desde Salou fue una aventura mas, se trata de un bicho destartalado de varias toneladas que cruza los caminos de tierra a toda hostia. Dentro petao y con gallinas, sacos de carbon, gente de pie y abarrotado hasta los topes. En los baches fuertes todo da un bote bestial y la gente se reia, Edu estuvo a punto de matarse y Javi aguantaba como podia. En un momento dado oimos un ruido como de cristales rotos en la carretera, muy fugaz. De repente ya no teniamos ventana ni marco ni nada, se habia caido con un bache. El autobus no paro.



Javi del dia: su momento fue en las olas de Coco Beach en Dar es Salaam, mas feliz que una perdiz
Ramon del dia: hoy vi por primera vez como nuestro taxista sobornaba a un policia para que nos dejase seguir
Edu del dia: hoy le entro una tanzana en la playa, le pidio el telefono y le acaba de llegar un mensaje que trancribo literalmente> hallow my friend u know your is drive me crazy thuswhy ineed 2 be with 4ever it is me ESTHER

martes, septiembre 01, 2009

Tanzania, 4

No hay nada como tratar de mear en un cuarto de banio de un ferry express. El barco va saltando literalmente y solo llegar al servicio tiene su parte de aventura. Te agarras a las paredes, caes de lado, tropiezas, aranias el techo, chocas con la puerta y finalmente te amarras a lo que puedes mientras vuelas como un munieco de trapo sin control. Pues lo mismo pero con la polla fuera en un espacio de dos por un metros e intentando acertar.