domingo, julio 31, 2011

ciudad


Anoche se me olvidó apagar el aire acondicionado y me fui a dormir. Hubo mucho viento en los sueños y luego Jesús y yo nos teníamos que disfrazar de dinosaurios y venía un negro en un ascensor de estos de las películas de Brooklyn y decía que nos lavaba la ropa muy barato, alguien aceptaba -yo no- y le daba toda la colada en dos bolsas de basura; yo, más listo que nadie, seguía al negro y llegábamos -espiado y espía- a una especie de planta industrial donde el tipo tiraba las bolsas a un contendor. Ya sabía yo, pensé; pero para mi sorpresa el contenedor tenía una salida a una lavadora gigante. Tras la lavadora había miles de piezas de ropa colgadas en perchas pulcramente etiquetadas. ¿Cómo demonios distinguen de quién es la ropa? ¿Qué sistema usan? Eso lo pregunté en alto. Porque esto es un sueño, respondió Jesús apareciendo de repente.

hombre durmiendo

mujer sentada

hombre durmiendo

viernes, julio 29, 2011

ciudad

jueves, julio 28, 2011

miércoles, julio 27, 2011

martes, julio 26, 2011

mujer

lunes, julio 25, 2011

viernes, julio 22, 2011

gente

miércoles, julio 20, 2011

lunes, julio 18, 2011

Fire Island

Estabas sentado a la sombra en aquella estación por la que ni pasaba el tiempo ni los trenes. Era julio en Nueva York y hacía un calor horrible. Todo estaba en silencio y de repente echaste de menos el sonido de algún grillo en los matojos agostados al lado de la vía. Olía a aceite tipo ferrocarril, a madera negra al sol, a hierro caliente y un poco a mar.

Cerraste los ojos y recordaste la noche anterior, bañarse bajo la luna roja, dormir en la duna, caminar descalzo y la brisa del Atlántico. Y la lata de sardinas y el aceite manchándolo todo. Porque, como ya sabías incluso de aquella, los recuerdos no se eligen. Sólo se tienen.

gente en la playa

viernes, julio 15, 2011

sin título


Perdí mi libreta negra.

mujer

miércoles, julio 13, 2011

viernes, julio 08, 2011

mujer

jueves, julio 07, 2011

miércoles, julio 06, 2011

martes, julio 05, 2011

dos hombres


Ésta es la primera fotografía de la serie que hice en Illinois este fin de semana, en concreto estuve en Chicago. No. No probé los perritos calientes. Y sí, hacía viento.