miércoles, julio 31, 2013

martes, julio 30, 2013

...

Aún a veces cuando voy al mar y meto los pies en el agua me dan ganas de llamarte para que escuches las olas, allí lejos.

ciudad


jueves, julio 25, 2013

lunes, julio 22, 2013

hombre


jueves, julio 18, 2013

miércoles, julio 17, 2013

lunes, julio 15, 2013

viernes, julio 12, 2013

jueves, julio 11, 2013

lunes, julio 08, 2013

viernes, julio 05, 2013

miércoles, julio 03, 2013

...

Justo cuando cerrabas la puerta de casa solía pasar un tren a lo lejos por la línea del Hudson. Bajabas por las escaleras malolientes con restos de bocadillos por el suelo, condones, un escupitajo de sangre seca en la pared y peste a orina humana. En las películas tenían su encanto aquellas cosas -pensabas- pero la realidad era diferente. ¿Lo era? Quizás no, porque en el fondo te daba igual. Por la calle cruzabas entre los negros tullidos de pocos dientes sentados ya temprano frente a la tienda de licores, que traducida así sonaba raro. Liquor store, sin nombre, aunque seguro que sería Jimmy's o algo típico de novela americana, como nos vemos en Jackson Junior's, Flushing, Yonkers, 125th o le dispararon en la 2ª. Fantaseando, llegaste al tren. En los ochenta cuando pasaba por Harlem ese mismo apagaba las luces para que no se distinguiesen a las personas de dentro y no disparasen a los blancos desde las ventanas de los edificios vecinos. Y tú allí, subiendo las escaleras de la estación mugrienta, oscura, mucho más que rota. Llegaste arriba y dos judíos evitaron tu mirada. Al lado una rubia se maquillaba. Caminaste el andén mientras entraba un express que iba a Grand Central de modo que durante un instante estaba pasando un tren a cada lado y todo era movimiento, urgencia, aire, corbatas levantadas, caras durmientes borrosas, reflejos rebotando entre vagones, luz misteriosa, vidas que pasaban e iban y se cruzaban y en medio una paloma asustada de ojos locos que no sabía dónde aterrizar entre latigazos de sombra porque las columnas de hierro forjado tenían pinchos anticaca, como solías llamarles. Pasaron los trenes, a lo lejos sonaba un barco bajo el puente del Bronx.

lunes, julio 01, 2013

hombre con un carro

Si el tiempo es relativo entonces cuando estemos muertos recorreremos eones en un instante, impasibles a la espera de lo que no sucederá, inconscientes de los frutos de nuestros propios actos en un mundo que habremos dejado atrás para siempre.

Que nadie malgaste su día relativo, por favor.